top of page

Relato Oficial: ¿Buscar la verdad o crear una narrativa?

Por Martín de la Fuente En los últimos días, El Líbero publicó una nota sobre el informe o documento que La Moneda distribuyó en todos los Ministerios, en el que se habla de un "Relato Oficial" sobre los eventos ocurridos el 11 de septiembre relacionados con el golpe cívico-militar, además de las instituciones policiales, como Carabineros, la Policía de Investigaciones y las Fuerzas Armadas.

Para contextualizar, un "relato" es una narrativa o, según la tercera definición de la RAE, "la reconstrucción discursiva de ciertos acontecimientos interpretados en favor de una ideología o de un movimiento político". Entonces, ¿en qué consiste el "relato oficial" que quiere promover el gobierno en relación al aniversario de los 50 años del golpe militar?


Básicamente, crear una narrativa o una visión distorsionada de la historia en la que su ideología no admite la culpabilidad en las razones por las cuales hubo un pronunciamiento cívico-militar, o como ellos lo plantean, un "Golpe de Estado". Dentro de esta narrativa, se quiere borrar todos los problemas y los años de terror que conllevaron a este evento, incluyendo la persecución a la prensa independiente o fuera de los marcos ideológicos de índole marxista, y el intento de controlarla a través de la toma fallida de La Papelera (ahora conocida como Empresas CMPC) por miembros afines al régimen político de Salvador Allende en 1972.


Todo esto suena familiar, como si estuviéramos viviéndolo de nuevo, pero con un proceso de apropiación más lento. Se puede evidenciar en las distintas formas de amenazas en las que el gobierno de Gabriel Boric ha tratado de evitar que se filtrara información o evidencia que pudiera perjudicar a su intento de "Revolución con Sabor a Empanadas y vino tinto", pero con un enfoque más multicultural, feminista y ecologista.


Otro aspecto que se quiere hacer pasar como una supuesta mentira de la "ultraderecha pinochetista" son las torturas de disidentes políticos (como el caso de Maximiano Errázuriz) y las apropiaciones de terreno por parte de guerrillas lideradas por la Reforma Agraria del entonces Ministro de Agricultura, Jacques Chonchol Chait, en la que se tomaron las vidas de varios dueños de hectáreas, incluyendo el controversial y doloroso caso de Antonieta Maachel, dueña del fundo "La Tregua", localizado en Panguipulli, quién tras sufrir una entrada violenta por rehusarse a ceder su propiedad a grupos violentistas y delictuales, y por consiguiente, ser abusada de forma sexual por varios de estos terroristas, terminó acabando con su vida al no soportar el dolor y la destrucción de su dignidad. Esa dignidad que tanto predica la izquierda, pero que nunca respeta.


Otra forma de alterar la verdad de los hechos para adaptarla a su versión deformada de un "relato oficial" es seguir con la narrativa de que el mártir Salvador Allende era un hombre íntegro, democrático, respetuoso de las minorías que murió abatido en su oficina de la Casa Presidencial, lo cual está lejos de la realidad y de toda veracidad histórica.


Solo hay que ver su intervención en la Primera Asamblea Nacional de Periodistas de Izquierda, que ocurrió en los días 9, 10 y 11 de abril de 1971, en la que precisamente él habla del inicio de la predominancia de la prensa de izquierda en los medios nacionales. Aquí cito cuando se refiere a la lucha contra el supuesto folletín imperialista (esta palabra siempre ha tenido una connotación sociológica de izquierdas):

"El periodista de izquierda tiene que saber que tiene que estar comprometido, entonces, con este combate sin tregua y sin cuartel que nosotros damos para hacer de los chilenos un pueblo libre y dueño de su propio destino. De allí, entonces, que también sea justo señalar que en este instante los periodistas de izquierda deben aprender que su batalla y nuestra batalla son aún más difíciles". Y el mandatario agrega después que: “Sin embargo, no hay que olvidar que la vía que llamamos, y con razón, chilena, rompe los tradicionales esquemas. Y estamos dando las batallas dentro de los marcos de la democracia burguesa, y las leyes que esta democracia burguesa dictó. Y dentro de esto estamos buscando los cauces y los caminos para hacer posible las grandes y profundas transformaciones que Chile reclama y necesita, en el campo económico, en el campo social, en el campo político. Y hay que anotar, entonces, que nos hemos comprometido a respetar la libertad de información. Hay que entender que nosotros no buscamos el monopolio de la información”.


Esto, en cierta forma, demuestra la destrucción del mito o la poética que trata de promover el Gobierno de que Allende era, en una manera, alguien de bien, una figura comprometida con la causa revolucionaria (siendo él mismo de origen elitista y masónico). ¿Cuál ha sido la respuesta de la "oposición"?

Excepto por una carta difundida en redes sociales, firmada por oficiales en retiro de las Fuerzas Armadas, entre ellos el ex coronel en retiro y alcalde de la comuna de Providencia durante dos períodos, y perseguido por la jauría judicialista, Cristián Labbé Galilea, fechada el viernes 3 de marzo, no ha habido una respuesta concreta de la bancada de centro Chile Vamos (UDI, Renovación Nacional, Evópoli) y de Republicanos. Como se decía al final de la clásica película "El hombre que disparó a Liberty Valance": "Cuando la leyenda se convierte en hecho, imprime la leyenda".

Esto también se puede aplicar a la narrativa o "leyenda" que intenta promover la actual Administración, en relación a la forma en que intentan justificar su comportamiento imprudente y negacionista hacia lo que ocurrió en Chile hace cinco siglos, cuando se impuso un modelo de sociedad que ayudó a sacar a gran parte de la población de la pobreza extrema. Lamentablemente, debido a las medidas educativas de la Concertación y a sus políticas públicas, no hemos avanzado en cuanto a nuestra pobreza educativa e intelectual. Como resultado, tenemos generaciones adoctrinadas y criadas bajo una falsa memoria o "leyenda negra" sobre lo que fue este proceso duro y clave para nuestro desarrollo en Latinoamérica.



Comentarios


bottom of page