Lo que callan los ULTRA-SOLOS



A propósito de la Teletón, ¿se han dado cuenta de lo importante que es volver a recuperar la unidad entre los chilenos? O más que recuperar, de cultivar un espíritu de unidad que vaya más allá de un evento o fecha en específico.


Nos unimos para la Teletón.

Nos unimos cuando juega La Roja.

Nos unimos para celebrar el 18 y para levantarnos en los momentos difíciles.


¡Pero qué ganas de que este mismo espíritu se mantuviera siempre, independiente de la situación! Porque reconozcámoslo, en general Chile tiene pocos momentos de encuentro, pocos momentos de unión, y eso a la larga puede generar una sensación de desarraigo, de vacío, incluso de soledad.


Tiendo a pensar que en el fondo, el chileno se siente muchas veces solo, ULTRA SOLO. Y no faltan los malintencionados que se aprovechan de esa soledad. ¿Quién sería capaz de hacer algo así? La izquierda , la izquierda más radical e ideológica, por supuesto.


Y no se trata de echarles la culpa de todo, eso sería absurdo, pero fíjense, cada vez que tienen la oportunidad de utilizar el dolor ajeno para satisfacer sus propios intereses, lo hacen.


Lo hacen con las mujeres y el feminismo, por ejemplo, mujeres que quizás han vivido situaciones de abuso, de violencia o abandono. “Amiga yo te creo”, les dicen, “no estás sola”, únete a mi causa, defiende mis banderas y aquí te acogeremos y entenderemos. Lo mismo pasa con las minorías sexuales y otros grupos “históricamente excluidos”.


A la izquierda no les importan, solo les importan en la medida en que sean funcionales a su causa. ¿Y qué hacen para lograr esto? Jugar con sus sentimientos. Juegan con los sentimientos de todos los chilenos, en realidad. La estrategia es más o menos la siguiente:


1. La izquierda sabe detectar muy bien los “vacíos” en la vida de las personas: sus miedos, inseguridades, tristezas y frustraciones. Los cuales por lo general, vienen acompañados de una profunda soledad y falta de identidad, cualidades que la izquierda utiliza hábilmente a su favor.


2. ¿Cómo? Invitándolos a sumarse a ciertos “colectivos” con la ilusión de llenar estos “vacíos” y por fin sentirse parte de algo, nunca más estar solos. Pero no nos engañemos, esta aparente “bondad” no es más que interés: interés por reclutar nuevos fieles útiles para su ideología.


3. Luego, ¿qué hacen? Usan estos mismos colectivos para exaltar las diferencias, poniendo a unos contra otros. Hombres contra mujeres, ricos contra pobres, indígenas contra no indígenas, minorías sexuales contra heterosexuales, etc. La idea es alimentar el conflicto entre chilenos, sea como sea.


4. Mientras más exacerban estas diferencias, menos unidad hay (y por ende, más avanza su ideología). Poco a poco van diluyendo todo aquello que es capaz de unirnos a pesar de nuestras diferencias, aunque sea una vez al año, como la Teletón.


Y al final, este debilitamiento de la unidad trae a su vez más… soledad. ¿Por qué? Porque se rompen vínculos, se rompe la identidad, se rompe lo que tenemos en común. Imposible no sentirse solo…Así se cierra el ciclo. Y así es como el chileno, se siente cada vez más ULTRA SOLO.


¿Qué tal si nos proponemos dar vuelta este ciclo? A más soledad, respondemos con más fraternidad. A más división, más unión. Y así, te aseguro que no se la dejaremos tan fácil a aquellos que pretenden dividirnos. Comparte, dale like y comenta si tú también crees que es posible empezar a hacer un cambio.


Soy María José Olea, Directora de Comunicaciones de FNM.