top of page

Las calles de Santiago: nuevo atentado contra el patrimonio

Por Dr. Beatriz Maturana Cossio

Arquitecto/Urbanista Académica y Exdirectora Instituto Historia y Patrimonio, U. Chile

Las palabras de la concejala del PC, Dafne Concha, quien afirmó que no sería importante consultar a los vecinos sobre el cambio de nombre de doce calles en Santiago, se materializa en la decisión inconsulta de la alcaldesa Hassler. Decisión arbitraria que pretende reemplazar nuestra historia republicana—expresada en el patrimonio urbano y que por siglos ha conformado nuestra identidad—, por el nombre de personajes de culto político.

La decisión, que deliberadamente prescinde de la voz de los ciudadanos, no hace más que relevar la cuestionable gestión de la alcaldesa, la que hoy no cuenta con el apoyo ciudadano y político, y que perdida la vergüenza, en una manida democracia echa mano de cualquier recurso disponible, incluyendo la interpretación oportunista de la normativa vigente.


En la eventualidad de una consulta ciudadana, que tenga la opción revertir tan arbitraria decisión, será importante considerar la precaria situación en que se encuentra la comuna de Santiago, la inseguridad y el abandono que han forzado a muchos de los tradicionales vecinos y locatarios a emigrar a otras comunas. Una consulta en las actuales condiciones, no generará la confianza suficiente para admitir propuestas de tal envergadura.


Mucho podemos discutir sobre la historia y la significancia que conllevan los nombres de nuestras calles, plazoletas y puentes, en comparación con los nombres propuestos. Sin embargo, esa reflexión requiere ser realizada sobre una base de respeto por la democracia, sus instituciones y sus ciudadanos, la que hoy no existe. Cabe recordar que cuando esas calles fueron nombradas como las conocemos hoy, la comuna de Santiago constituía casi toda la ciudad.


Nuestra capital, con su historia y legado, es de todos los chilenos y el atropello a ese legado representa una afrenta a los ciudadanos en general. El encargo circunstancial otorgado a la Sra. Hassler y sus concejales, no la habilita para cambiar nuestra historia.

1 comentario

1 Comment


Muy de acuerdo con lo expuesto, los políticos de turno intentando dejar su "legado" cambiando nombres de calles que tuvieron su origen en sucesos históricos que trascienden cualquier ideología. ¿Con qué derecho?

Gran enseñanza para los jóvenes de hoy que vociferan consignas progres, me imagino tendrán conciencia, que los hechos acontecidos distan de ser democráticos...

Es tiempo de dar vuelta el discurso!

Like
bottom of page