top of page

El indulto de Boric



Boric cerró el año en grande: indultando a doce “presos políticos” del 18 octubre y a un ex frentista. Estamos hablando de personas condenadas por homicidio frustrado contra funcionarios de la PDI, por incendiar la sede de una universidad, por portar ilegalmente armas de fuego, por asaltar un banco, por lanzar artefactos incendiarios, por quemar, vandalizar y robar.


¿Y saben qué fue lo primero que declaró uno de los indultados apenas salió de prisión? Dijo textual: “Los insurrectos no nos calmamos, no descansamos, los insurrectos damos la vida por la causa".


Esto nos confirma que el espíritu octubrista no ha muerto, se ha ido apagando, pero no ha muerto. Y el mismo Boric se ha encargado de darle golpes de aliento. ¿Por qué hace esto?


Primero, por un tema de CONVICCIÓN: Boric sigue creyendo en el PROYECTO REFUNDACIONAL del 18 de octubre (¡nunca ha dejado de creer!) y comparte tanto el fondo como la forma, incluso cuando esta incluye la violencia extrema como método de acción.


Y en segundo lugar, por un asunto más bien PRÁCTICO: debe saldar su deuda con aquellos que en su minuto le fueron útiles a su causa (los violentistas) y además con aquellos que le dieron el voto, llevándolo al poder. Su núcleo duro, su barra brava, a ellos apunta Boric. Y sus señales han sido claras:


Primero, fueron las pensiones de gracia a presuntas víctimas de violaciones a los DDHH durante el 18 de octubre.


Luego, fue su propuesta de crear un “memorial” en el acceso al metro Baquedano, el supuesto “centro de tortura”.


Y ahora viene con los indultos a los “presos políticos”, que además de ser una medida INACEPTABLE desde cualquier punto de vista, es poco estratégica.


Para empezar, es IMPOPULAR. A inicios del 2022 la Cadem ya indicaba que un 62% de los chilenos estaba en contra de su liberación y un 56% consideraba que estos eran delincuentes.


Pero además es INOPORTUNA. O sea, indultar a delincuentes en medio de la peor crisis de seguridad de los últimos años no es la jugada más inteligente, más aún cuando es TU gobierno el que está negociando un acuerdo en… seguridad.


¿Pero saben qué es lo más insólito de todo? Que fue el propio Boric quien dijo que NO se debía indultar a quienes quemaron o saquearon (lo dijo a fines de 2021, siendo candidato…) Un año después, siendo presidente, les concede un indulto. HIPÓCRITA.


Ese es el mayor problema de Boric, tener que lidiar con su DOBLE DISCURSO permanente, ese que lo enreda entre su yo del pasado y su yo del presente. Entre el Boric revolucionario (el que alentó y validó la violencia durante el 18 de octubre) y el Boric presidente (el que debe aparentar que se preocupa y ocupa de la seguridad y el control del orden público).


No va a ser fácil para él conciliar estas 2 facetas, sobre todo porque inclinarse por una u otra inevitablemente le va a significar un alto costo. O deja feliz a su (minoritaria) barra brava o se concentra en la inmensa mayoría de chilenos, cuya máxima preocupación hoy es precisamente la SEGURIDAD y que además, no está ni ahí con los “gustitos octubristas” de quien se dice su presidente.


No será un año fácil ni para Boric, ni para Chile. Pero les aseguramos que aquí estaremos para seguir informándoles sobre todo lo que vale la pena saber. Soy María José Olea, Directora de Comunicaciones de FNM y los invito a ser nuestro socio si es que creen que lo que hacemos es necesario.






Comentários


bottom of page