COVID19: El enfoque tiene que cambiar (parte 1)

(Por Sebastián Arbulo | Profesor de Educación Física)


Seguir mirando la pandemia de un virus respiratorio a través de la lupa de la Teoría de los Gérmenes, no está dando el ancho para explicar todas las anomalías que están ocurriendo; y seguir concentrándose sólo en la enfermedad, tampoco está trayendo soluciones concretas.


Recordemos que todo lo que se considera en torno a la dinámica del Sars-Cov-2 está basado en los supuestos de la Teoría de los Gérmenes, y como bien su nombre lo dice, es una teoría, no una ley. Y justamente no es una ley porque deja muchas preguntas e incógnitas sin responder, como lo estamos viendo desde hace un año: inexistencia de una aislación del virus usando protocolos acordes y sin errores metodológicos (1); índices epidemiológicos que no reflejan la realidad hospitalaria (R0 en parámetros más bajos que la influenza estacional, letalidad a la baja desde el peak del año pasado) y que muestran como las medidas de mascarillas obligatorias y cuarentenas, no tuvieron incidencia positiva sobre estos indicadores (2)(3) (4) (5); mecánicas de propagación de este virus que no están del todo claras y no son sólidas en sus fundamentos teóricos ni prácticos (la guía de pandemias de influenza de octubre del 2019 de la OMS deja en claro que el concepto de “asintomáticos” y “súper propagadores” son solo supuestos teóricos sin bases sólidas (6); síntomas y clínica completamente inespecíficas a un determinado virus; tratamientos exitosos que no vienen de la mano de antivirales, si no más de antiinflamatorios y remedios de antaño, como el dióxido de cloro (7); selectividad por parte del virus a la hora de ser más dañino para tipos de población según sus patologías de base o su situación socio económica (8) (9). Y así, muchas variables que no pueden ser respondidas con solidez ni apoyarse en ciencia de alto nivel de evidencia.


A estas alturas es menos relevante si se pudo aislar o no el virus, y si existe o no existe. Lo más relevante es ver las características en común de las personas que son hospitalizadas. Personas que en su mayoría tienen hipertensión como la condición base más recurrente (10). Una hipertensión producida por obesidad y/o por altos niveles de estrés. Llegó el momento de atender la situación como verdaderos estrategas, dejando de lado la improvisación a una sola postura, para dar cuenta de que hay que PROTEGER, PREVENIR Y PROACTIVAR medidas para frenar el crecimiento de una población más vulnerable debido a sus hábitos; es decir, dejar de ver al supuesto virus y ver qué es lo que pasa con la gente. Si se sabe que los obesos son los más propensos a terminar en urgencias de un hospital (11), entonces SE DEBE contrarrestar todos los factores que construyan obesidad.


Facilitar el acceso a alimentos orgánicos y de calidad e inmediatamente abrir todos los espacios y rubros que permitan mover el aparato locomotor para aumentar el gasto energético; esto incluye plazas, parques, gimnasios, canchas, etc. No entender que estos dos factores (actividad física y nutrición) son la piedra angular del éxito para evitar los estragos de esta “pandemia”, no está entendiendo las bases biológicas fundamentales que nos constituyen como especie existencialmente motriz. Nuestra biología está hecha para desarrollarse a través del movimiento, crecer a través del movimiento, nutrirse a través del movimiento y por sobre todo, adaptarse a través del movimiento. Estos dos aspectos fundamentales, mitigarán el tercer aspecto que es el sobre estrés socioemocional, el cual se ha incrementado exorbitantemente el último año (12). Esto producto en gran parte, por la campaña de terror desmedida y sin fundamentos de parte de los medios de comunicación, que se han ensañado por vomitar lo que sea en pantalla, con tal de mantener la narrativa oficial a flote, sin haber dejado espacio alguno para un contra argumento que nutra la sinergia hacia la búsqueda de una solución integral para toda la población. Evitar que una persona ejerza su derecho fundamental a poder trabajar, generar sus ingresos y cuidar a su familia, sólo contribuye a incrementar factores de estrés. Mantener encerrada a una persona, privándola de su derecho a la libre circulación, sin acceso a aire limpio, espacios abiertos, y opciones de moverse, contribuyen a incrementar el factor de estrés. Obligar a una persona a ocupar un trapo sucio encima de la cara (deja de estar estéril al momento de salir de la caja) sin poder respirar aire limpio y comunicarse con los demás, contribuye a incrementar los factores de estrés.


De esta forma, se ha comprobado más que nunca en esta pandemia, que aquellos que tienen menor probabilidad de riesgo de sufrir y fallecer por el virus, son aquellos que tienen una mejor condición base de actividad física (13). Y ya que no está comprobado que las cuarentenas sirvan como estrategia pandémica (6), es lógico que el enfoque tiene que cambiar.


Referencias

1. https://www.biologosporlaverdad.es/informecovid19BxV.pdf

2. http://covid-19vis.cmm.uchile.cl/chart

3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7382925/#:~:text=The%20study%20on%20the%20ability,0.8%E2%80%931.3%20%5B29%5D.

4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7121484/

5. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19545404/

6. https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/329438/9789241516839-eng.pdf?ua=1


7. https://www.hilarispublisher.com/open-access/determination-of-the-effectiveness-of-chlorine-dioxide-in-the-treatment-of-covid-19.pdf


8. https://twitter.com/alonsosilva/status/1311650277997584387/photo/1

9. https://twitter.com/cgajardop/status/1282862743746416640/photo/1

10. https://www.gob.cl/coronavirus/cifrasoficiales/#datos


11. https://www.latercera.com/que-pasa/noticia/esta-razon-aumenta-al-doble-tus-posibilidades-de-morir-de-covid/PVJLSBFYYZFWPMAYQ7Z4JTG4H4


12. https://radio.uchile.cl/2021/02/17/estudio-de-la-u-de-chile-47-afirma-que-su-salud-mental-ha-empeorado-debido-al-encierro-y-la-incertidumbre-economica/


13. https://link.springer.com/article/10.1007/s40121-021-00418-6