Vejaciones en Tribunales de Familia. Por Claudio Plaza

Existe una verdad oculta en los Tribunales de Familia bajo el concepto de “privacidad de las causas”, según dicen, para proteger los nombres principalmente de los niños y adolescentes involucrados en estas, pero según hemos ido viendo, por nuestra propia experiencia, que esto obedece más bien para proteger las identidades de Magistrados, Consejo Técnico y Peritos dentro del sistema jurídico familiar y proteccional que impera en nuestro país y que vela sólo por el mal entendido derecho de la mujer por sobre el Bien Supremo de los Niños y Adolescentes.

Junto con la creación de los Tribunales de Familia y su Consejo Técnico, en agosto del 2004, bajo la ley 19.968, nace en nuestro país lo que llamo la Industria de la Infancia y la Adolescencia ya que junto con esta nace, bajo la ley 20.032 el sistema de atención a la niñez y adolescencia  a través de la red de los ya conocidos Organismos Colaboradores del SENAME (OCAS).

Son estos últimos los que, por medio una amplia gama de programas que ofrecen al sistema, utilizan a niños y adolescentes como elementos mercantil (stock según fueron llamados) con el único fin de engrosar sus arcas a costa de las lágrimas y sufrimientos de los más desvalidos, nuestros hijos, y a su vez, son los encargados de realizar un sin fin de peritajes para los tribunales los cuales siempre terminan opacando la figura paterna y alejando a los niños de sus papás. Avalando denuncias de tenor tan variado y terrible como Violencia Intrafamiliar, Maltrato Psicológico, Maltrato Habitual, Violencia de Género, Abusos Sexual, etc. mismos argumentos que son ratificados en sus informes y acogidos, sin evaluación alguna por el Consejo Técnico, cual dicho sea de paso, es el mayor daño que existe en estos tribunales.

Estos organismos privados (las OCAS) son los dueños de los DAM, Programas de Diagnóstico Ambulatorio y puerta de entrada para la judicialización e instrumentalización de niños y adolescentes y es aquí donde se produce el vicio en el sistema, pues un DAM siempre recomendará a lo menos una terapia de control de impulsos para los padres misma que se realizará en otro programa de la misma OCAS a la que este pertenece y que el estado paga pues estas terapias no son gratis.

Es aquí, en los DAM,  donde nos encontramos con el principal problema. Con el fin de abaratar costos y aumentar sus ganancias, estos privados contratan, para tan delicada labor, a jóvenes recién egresados de las carreras de Trabajo Social y Psicología, sin o escasa experiencia los cuales carecen de una formación profesional Ad-Hoc a la función que están realizando, en el fondo son niños “defendiendo” a niños.

La regla general dentro de los DAM es, para los papás, una entrevista de la cual no queda registro de audio o audio/video, más la aplicación de dos escalas evaluativas,  NCFAS-G+R y E2P más la entrevista con el papá que, por lo general, no dura más de 10 minutos y con esto basta para realizar un informe de no menos de ocho carillas el cual determina la continuidad o truncamiento del vínculo padre  e hijos, en el 99% de los casos es lo segundo. Como no queda registro de la entrevista, pasa a ser la palabra del papá contra la de este organismo, claramente este último gosa de la credibilidad del Consejo Técnico, el padre nunca.

Cabe señalar que, si es solicitado un peritaje, por ejemplo, al Servicio Médico Legal (SML) o a cualquier otro organismo, este, al término del mismo emanará un informe a tribunales.  Si dicho informe es favorable al papá, NO es considerado por el Consejo Técnico dentro de una audiencia o bien, se le baja el perfil al mismo dando siempre el favor a la madre como mujer más allá del bienestar físico y psíquico de los hijos.

Tenemos el caso, por ejemplo, de unos niños de Villa Alemana, V región, derivados a un Programa de Reparación de Menores (PRM), otro programa dentro de la amplia gama de oferta de las OCAS al sistema, donde se estableció que el daño tanto físico como psicológico estaba siendo impartido por la madre y su familia a lo cual el mismo PRM recomienda a tribunales que los niños sean entregados al cuidado del padre. La Consejera Técnica debería haber tomado esta recomendación y transmitírsela al magistrado y este a su vez, debería haber resuelto entorno a lo recomendado por el PRM lo cual NO fue así. Sin embargo, días después de la audiencia, la consejera, en una insólita llamada telefónica que realizó al padre, le propone a este unificar la Relación Directa y Regular (RDR) establecida con su hijo de seis años, al cual podía ver fin de semana por medio con la RDR de su hija de once años a la que podía ver sólo los jueves de cada semana por dos horas, obviamente el padre se negó a tal disparate pues por lo menos, cuando sus hijos están con él están lejos del daño que aún reciben. En este caso puntual, la madre en dos oportunidades ha sido derivada a tratamiento psiquiátrico bajo apercibimiento pero sin embargo no ha obedecido la orden y hasta hoy no existe  un “cúmplase” de parte del tribunal mucho menos de la Consejera Técnica que ha intervenido en esta causa y el daño para esos niños persiste.

Podemos aseverar que para los tribunales de familia como para su Consejo Técnico los niños no revisten prioridad alguna. Tenemos otro caso donde el padre teniendo pruebas y testigos que la actual pareja de la madre de sus hijos presenta conductas pederastas, lo cual este padre ha vociferado en todas las audiencias pero hasta hoy, ni los Magistrados ni su Consejo Técnico han abierto a lo menos una investigación, por último para ver si el padre miente y al día de hoy una niña de siete años vive bajo el mismo techo que la bestia. Es más, es tal la falta de respeto de estos señores feudales que en una oportunidad un magistrado le dijo “No podemos estar investigando a todos los pederastas pos hombre” y en otra oportunidad, una Magistrada le dijo “Pero caballero no sea tan celoso” este es el nivel de credibilidad que un papá que vive desvelado por la seguridad de su hija recibe en estos tribunales.

De esto nos nacen tres preguntas:

1.     Realmente el sistema Jurídico Familiar y Proteccional protege a los niños?

2.     Para qué se encargan peritajes o intervenciones si en el fondo el Consejo Técnico hará caso omiso de lo que estos indican en sus conclusiones?

3.     Junto con todo, el Consejo Técnico, derrocha el dinero de todos los chilenos, encargando peritajes e intervenciones mismas que no consideran a la hora de una audiencia? quién los fiscaliza?

Como los anteriores, tenemos miles de casos donde el Consejo Técnico transgrede lo establecido en La Convención Internacional de los Derechos del Niños,  ratificada por Chile el 13 de Agosto de 1990 y promulga bajo decreto N.º 830 el 27 de septiembre del mismo año por el presiente Patricio Aylwin.

Es tal el daño que se está generando con estas vejaciones, que podemos vislumbrar, en un futuro no muy lejano, que el país carecerá de adultos sanos psicológica y emocionalmente, tendremos profesionales mediocres, hombres y mujeres destrozados por un sistema que hoy dice protegerlos pero en el fondo sólo busca, por una parte, potenciar una lucrativa industria y por otra parte, velar por el derecho de la mujer por sobre su rol y deber  de madre y por consiguiente vulnerar los derechos de los hijos. Estamos seguros que  en unos pocos años más hasta nuestras defensas como país estarán diezmadas por falta de contingente capaz de seguir ordenes, con escasa disciplina y poca estructuración. Pregunto al que lea estas líneas ¿usted pondría un armamento de guerra en manos de un hombre o mujer no apto psicológicamente?

Estos tribunales y todos los profesionales que viven, se visten, se educan y alimentan ellos y sus hijos a costa de las lágrimas de los hijos ajenos, están llevando el país al caos total. No pasará mucho tiempo más donde veamos en las noticias nacionales que un adolescente ingresó con un arma a una sala de clases y disparó contra todo lo que se moviera, tal y como pasa en otros países todo por un sistema que mueve millones para privados, que fue creado para “PROTEGER” pero que en la práctica no lo hace.

Resulta curioso que el mismo modelo Jurídico Familiar y Proteccional impera en todos los países de América.

El factor común que existe en los países de la región es la adhesión a la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, conocida como Convención de Belém do Pará organizada por la Organización de los Estados Americanos (OEA) la cual Chile promulga el  11 de noviembre de 1998 bajo el Decreto N.º 1.640 de Ministerio de Relaciones Exteriores.

Posteriormente a la convención Belém do Pará, la OEA crea el llamado MESEVIC, organismos encargado de velar y fiscalizar que los países partes implementen las “recomendaciones” que este envía todos los años, recomendaciones que se convierten en ley o llevan a la modificación de distintos cuerpos legales. Es este mismo organismo y sus recomendaciones las que circulan por la región causando un daño transversal en los distintos países y potenciando lo que se conoce como feminacismo, muchos ya han escuchado este concepto y lo tóxico que resulta para las sociedades.

Esto, desde nuestra perspectiva, demuestra la ingobernabilidad de país en manos de los gobernantes que han habido desde el retorno a la “Democracia” indistintamente del sector político al que pertenezcan. El país está siendo gobernado desde fuera por organismos internacionales, los cuales nos imponen sus políticas e ideologías.

En 1989, se realizó el plebiscito donde el eslogan de la oposición era “Chile, la Alegría ya viene” si toda esta porquería que nos han traído, por la prostitución de nuestra soberanía es parte de la alegría prometida, preferimos seguir tristes pero con nuestros hijos sanos psíquica y emocionalmente. Es necesario señalar que en esto, todos los gobiernos, desde Patricio Aylwin al actual, tienen responsabilidad pues todos han aportado su cuota en mayor o menor grado para este genocidio emocional que sufren los niños de Chile.

El sistema actual, considera a todo hombre como potencial agresor, sólo por el hecho de ser hombre por lo cual ningún varón está libre de caer en las garras de este sistema. Es necesario generar igualdad entre hombres y mujeres, una igualdad real y tangible como la demandan los movimientos feministas genuinos los cuales buscan igualdad y no sobre poner el género femenino por sobre el masculino, es lo que buscamos todos. Asi y sólo así se podrá velar para que madres y padres tengan el derecho de criar a sus hijos en igualdad de condiciones siempre pensando en el bien supremo de los niños. Es imperante terminar con este sistema para dejar una herencia de calidad en materia jurídico familiar a las futuras generaciones para que hoy, los que son niños, mañana no estén sentados donde muchos hemos estado siendo enjuiciados por lo que no hemos hecho. ¿Te gustaría ver que tu hijo mañana, cuando sea papá, sea alejado injustamente de sus hijos y que a ti, como abuelo o abuela, se te impida ver a tus nietos? Muchos abuelos parten de este mundo sin volver a ver a sus nietos, mañana tú puedes ser uno de ellos. El cambio debe ser hoy.

Por último, para reflejar aún más el daño generado por el sistema jurídico familiar y proteccional deseo hacer la siguiente reflexión:

Antes de que el SENAME tuviera a su cargo los cuidados de los niños y adolescentes más vulnerados, estos estaban a cargo de Fundación Niño y Patria, dependiente de Carabineros de Chile. Estos niños y adolescentes, en su mayoría, egresaban de esta institución a lo menos con un oficio para defenderse en la vida, otros, salían con una profesión y otros se unían a las filas de la institución. Hoy, al terrible alero del SENAME y de sus Organismos Colaboradores, los chicos deben dejar los hogares a los 18 años y salen a la calle a delinquir sin herramientas, sin un norte a seguir y con severos daños amosionaless aportados por sus “cuidadores”….una cuestión para reflexionar y dimensionar el daño que como país nos están causado.

 

Beto Plaza

Fundación Nueva Mente