Un análisis sobre la nueva era de la televisión. Por Paul Villegas

El acceso que tenemos hoy en día al entretenimiento, en otra época, hubiera sido simplemente inimaginable; la subdivisión de contenido digital y los alcances que este a adquirido son verdaderamente impresionantes. Hoy en día, hay una gran cantidad de opciones, y junto con esas opciones, se encuentran una gran cantidad de dispositivos compatibles, Smart TV, Chromecast, Smartphone, Tablet, Notebook, etc. Pero la verdad, es solo el comienzo de una gran revolución.

En Chile, en este momento contamos con varias opciones disponibles en lo que llamamos entretenimiento digital, liderando el mercado se encuentra Netflix, también esta Prime vídeo (Amazon) y Apple TV —el cuál cuenta con Apple TV+ y AppleChannels.

Las operadoras de cable también se empiezan a subir al carro del futuro integrando aplicaciones y suscripciones en sus catálogos, DIRECTV –propiedad de AT&T– cuenta con una aplicación llamada DIRECTV GO, así mismos encontramos VTR GO, CLARO Video, Movistar play, etc. TNT y HBO respectivamente hacen lo mismos desde hace tiempo integrando un catálogo mucho más libre y apegado a la necesidad del consumidor en comparación con las operadoras de cable.

YouTube también se ha sumado a esta batalla introduciendo al mercado YouTube Premium, el cuál se divide en tres servicios: primero, el servicio de YouTube que todos conocemos sin publicidad y con la posibilidad de descargar videos —sin mencionar la funcionalidad en segundo plano—, luego nos encontramos con YouTube Music, un servicio que entra a competir directamente con Spotify y Apple Music, y por último YouTube Originals, el cuál viene a competir en el mercado de vídeo streaming integrando contenido original y series de calidad. No obstante, en estos momentos el catálogo no es tan amplio como se quisiera, pero el panorama apunta hacía la dirección correcta.

La batalla por el liderato ha comenzado, Netflix, Amazon, Apple, AT&T, Comcast y en último Disney —junto a otros—, empezaron una carrera de inversiones masivas en contenido para acaparar suscriptores.

Desde junio, AT&T, Comcast y Disney han gastado $215 mil millones en total en adquisiciones. Mientras tanto, Apple ha invertido aproximadamente $2 mil millones en programas originales con algunos de los directores y estrellas más famosos de Hollywood. El 25 de marzo, la compañía presentó su nuevo servicio de transmisión de video, Apple TV+, que estará disponible en más de 100 países a finales de este año.

Se piensa que Amazon está gastando más de $5 mil millones al año en contenido. Y se espera que Netflix consuma alrededor de $15 mil millones este año en contenido original —con licencia—, en un intento por agregar a sus 139 millones de suscriptores globales antes de que la mayoría de sus posibles rivales se pongan en marcha.

El objetivo que persiguen estás firmas es el mismo: ingresos recurrentes de suscripciones de video streaming de cientos de millones de potenciales televidentes en todo el mundo. No está claro si todos los participantes serán beneficiados en esta nueva era, pero más de dos firmas no. Solo hay un número determinado de suscripciones que un cliente podría adquirir (más de dos, se equipararía a contratar dos empresas de TV cable), las empresas que entren en la batalla tendrán que diferenciarse principalmente por los contenidos ofrecidos y en la variedad de estos.

No obstante, el verdadero cambió se producirá en los servicios que hoy en día disfrutamos; servicios como la televisión por cable y el cine sufrirán una revolución que será trascendental. El acceso ha contenido streaming se mueve rápido y las operadoras de cable deben comprenderlo e integrarlo a sus servicios antes de que sea demasiado tarde.

Quién iba a pensar que una de las compañías más grandes de mundo como lo fue en su momento Blockbuster desaparecería casi completamente por la aparición de Netflix (entiendo queda solo una tienda disponible en EE.UU). Ahora la pregunta será, ¿Podrá Netflix sobreponerse ante este nuevo momento que vivirá la industria?

Los gigantes empiezan a definir sus estrategias para ganarse a sus suscriptores, AT&T combinará el entretenimiento con su servicio móvil. Comcast ofrecerá un servicio de transmisión de publicidad con soporte de nbc Universal, que posee, a sus 52 millones de clientes de banda ancha y televisión de pago (incluido el de Sky) en Estados Unidos, Gran Bretaña y otros lugares de Europa también venderá suscripciones, pero sus ambiciones parecen ser más modestas que el de los demás.

Para los gigantes de la tecnología, el video es una forma de atraer a los clientes a sus emporios en línea. Amazon, con 100 millones de hogares Prime, está por delante de Apple por ahora. Pero Apple TV puede impulsar sus nuevos y deslumbrantes programas a los 1.400 millones de iDevices del mundo. Apple y Amazon tienen bolsillos más profundos que AT&T, Comcast o Disney, por lo que pueden permitirse verter miles de millones anualmente en videos de transmisión continua durante los próximos años. Sus plataformas son perfectas para vender servicios en línea incluyendo video. Disney utilizará su envidiable colección de franquicias de películas, incluidos los superhéroes Star Wars y Marvel, para atraer a las familias a Disney+, y luego dirigirlos a sus productos de consumo y parques temáticos.

LA ESTRATEGIA DE DISNEY

Si bien es cierto, Disney fue el último en empezar a incorporarse al mundo del vídeo streaming; un mundo parcialmente dominado por Netflix. Entonces, ¿Como podría competir Disney en este escenario? No olvidemos que Netflix proporciona gran cantidad de contenido proveniente de la empresa del ratón, pero ha sido el mismo el que ha dejado claro el asunto en un comunicado oficial:

“Nuestros acuerdos con Disney FUERA del territorio estadounidense se quedan exactamente como estaban. No tendrá efecto en las películas Disney que podamos tener bajo otros acuerdos en esos mercados.”

En nuestro caso (Chile), habría que esperar el momento en el cual Disney+ llegué a Latinoamérica (2021).

Disney tiene claros sus objetivos y ya tiene una estrategia definida. Bob Iger, presidente ejecutivo de Disney, ha calificado a Disney+ como la principal prioridad de la compañía, tanto que la empresa está dispuesta a perder, este 2019, unos $150 millones en ingresos por los pagos de las licencias que servicios como Netflix le hubieran dado por series como Daredevil, Luke Cage e Iron Fist.

La compañía planea crear un espacio único donde no sea necesario asistir al cine para ver tus estrenos favoritos de cualquiera de sus marcas asociadas. Disney+ apunta a atraer a los fanáticos de su popular franquicia, agrupándolos en cinco botones en la parte superior de la pantalla para Disney, Pixar, Marvel, Star Wars y National Geographic. 

Por otra parte Hulu, el servicio de transmisión de vídeo que compite con Netflix en Estados Unidos, cedió el control total a Disney. Comcast venderá su participación del 33 por ciento en Hulu a Disney a partir de enero de 2024 con una valoración mínima para el servicio de transmisión de 27.500 millones de dólares (según Financial Times).

NOTA: En otro artículo, el Financial Times titula: “Hulu closes gap with Netflix in the US” (Hulu cierra brecha con Netflix en los Estados Unidos). El servicio de transmisión propiedad de Disney ha agregado 4 millones de nuevos suscriptores en lo que va del año. Todavía es una cifra pequeña ante la abismal presencia de Netflix, pero tenemos que tener en cuenta que Hulu solo opera en Estados Unidos.

El servicio, que ofrecerá todo su catálogo poco a poco, se lanzará el 12 de noviembre de 2019 en Estados Unidos y costará $6.99 al mes o $69.99 al año, lo que reduciría la mensualidad a $5.83 al mes. La empresa siempre había dicho que sería inferior a los $12 —el precio de la suscripción estándar en Netflix que permite dos streaming a la vez en resolución HD.


¿QUE ESTÁ PREPARANDO LA MANZANA?

Cómo se mencionaba con anterioridad, Apple, viene hace meses preparando la plataforma streaming para su Apple TV llamado Apple TV+ –el cual se prevé será la competencia directa de Disney+ y Netflix—, en marzo de este año The New York Times escribía un artículo titulado: “Apple’s Big Spending Plan to Challenge Netflix Takes Shape” (El gran plan de gastos de Apple para desafiar a Netflix toma forma), y es que la manzana ha invertido $2 mil millones aproximadamente en contenido original, —Apple viene a Hollywood. Eliminar eso. Hollywood va a ir a Apple.(mencionaba The New York Times).

La manzana ha presumido de fichajes para su contenido propio, con nombres como los de Steven Spielberg, Oprah Winfrey, J.J. Abrams, Jennifer Aniston, Reese Witherspoon, Steve Carell, Ron Howard o M. Night Shyamalan. La compañía no quiere lanzar un lanzamiento o dos, sino copar el mercado.

Sin embargo, el precio del servicio de televisión será un negocio delicado. La suscripción estándar de Netflix cuesta $12.99 por mes. Los paquetes de HBO cuestan $14.99. Apple podría impulsar su marca de lujo y cobrar más o podría rebajar a sus rivales al valorar su servicio en $9.99.

Esto parece ser un buen paso para un nuevo competidor, pero presionará a la compañía para que inscriba a millones de usuarios lo más rápido posible. Quizás es por eso que el servicio fue anunciado seis meses antes de que esté disponible.

Si Apple atrajera a 56 millones de usuarios de TV+ a $9.99, el mismo número que Apple Music, agregaría aproximadamente $7 mil millones en ingresos anuales, menos que la suma perdida en los ingresos del iPhone en el último trimestre. Si se suscribieran 150 millones de suscriptores, tantos usuarios como Netflix, la contribución de ingresos sería de aproximadamente $18 mil millones, equivalente al 7 por ciento del total del año pasado y una contribución más significativa. Todo depende de los espectáculos que se ofrezcan. La inscripción de colaboradores como Oprah no será barata, pero atraerá a los espectadores. Si Apple quiere hacer el cambio de dispositivos a servicios, no tiene más remedio que seguir gastando.

Mientras tanto, AppleChannels será la plataforma que integrará el catálogo de canales, cadenas y servicios por streaming como HBO, Cinemax, ShowTime, History Vault, Sundance Now, CBS, MTV Hits, Amazon y Hulu, entre otros. Lo hará para las plataformas iOS, pero también para Smart TVs de Samsung, LG, Sony, Vizio, Roku y Amazon Fire. Apple TV Channels estaría ya disponible en tvOS y iOS desde mayo, y para Mac mediante una nueva app en octubre.

Como vemos, el vídeo streaming se está expandiendo rápidamente, y tanto Apple como las demás empresas están innovando. La nueva era de la televisión ha comenzado y los consumidores esperan con ansias las novedades que traerá está revolución, nuevos paquetes de suscripción, contenido original de calidad, nuevos competidores y un amplio mercado marcarán está nueva era.