Concesiones e infraestructura. Por Roberto Andereya

Los últimos anuncios de su Excelencia el Presidente Sebastián Piñera relacionados a los dineros que se invertirán en Concesiones e Infraestructura vial señalados en su última cuenta pública dejan una tremenda preocupación producto de los resultados históricos sobre la materia.

 Siete billones de pesos se invertirán en infraestructura vial mediante el sistema de  licitaciones y relicitaciones  de rutas y autopistas. Se asignan US$ 2.000 millones anuales en Concesiones y US$ 2.500 millones entre 2018 y 2022 en infraestructura.

Las señales entregadas en algunas obras relevantes ponen una luz de alerta en el manejo de estas tremendas cantidades de dinero. La pregunta que emerge es si estamos preparados para afrontar de buena manera este desafío.

Un pequeño análisis nos indica lo siguiente:

-La construcción del puente Cau Cau con una inversión superior a los US$ 15 millones, tuvo un costo de reparación de $ 4.500 millones por errores no detectados por los organismos competentes, aun no me queda claro quién pagará esta “ cuenta”

-La concesionaria que construye el Nuevo Aeropuerto de Santiago responsabiliza al MOP por los mayores costos que ha debido enfrentar y que alcanzan a US$ 183 millones.

-Obras menores no consideradas en proyectos mal diseñados, asesorías posteriores para corregir errores, inspecciones técnicas deficientes, multas por incumplimientos de plazos de parte del MOP, etc. conllevan a desembolsar cantidades significativas de dinero  no contempladas en el proyecto original; estas variables son principalmente las que permiten irregularidades en sus asignaciones posteriores. Me atrevería a afirmar que no existe un proyecto de estas características en importancia, que se haya terminado en los plazos y montos de dinero originales, en el país.

-Por último y no menos preocupante es la participación de la Comisión de Obras Públicas, Transporte y Telecomunicaciones de la H. Cámara de Diputados que tiene la responsabilidad de fiscalizar estas materias. Honestamente los veo superados en el cumplimiento adecuado de esta tarea. No percibo en sus integrantes  capacidad técnica para asumir competentemente este importante desafío, partiendo por su Presidente  el H. Diputado Sr. René Alinco B. de profesión Obrero de la Construcción.   Interesante sería conocer algún informe de fiscalización emitido por esta comisión respecto por ejemplo a  alguno de los dos proyectos anteriormente señalados.

Fundación Nueva Mente