Liberalismo vs Igualitarismo. Por Arturo Frei Riutort

El liberalismo es incompatible con el igualitarismo por definición dado que la libertad es diversa mientras que la igualdad debe limitar para obtener similitudes. Por esto que el lema igualdad y libertad no deja de ser una utopía y una confusión necesaria de aclarar para saber porque es necesario defender una y repudiar la otra.

La igualdad es prácticamente el antónimo de libertad, ya que la igualdad requiere limitar a los que destacan sobre el promedio con la excusa que se quedarán con “la riqueza”, entendiendo este concepto como algo estático, donde lo que tiene uno es porque se lo quitó a otro. Afortunadamente esto no es así, y la riqueza se produce gracias a un ahorro previo que permitió la inversión y la capitalización, con su consecuente alza en la productividad. La única igualdad posible es la de iguales en dignidad y por ende nadie puede pasar por encima de los derechos de otro, sin embargo esto nos es compatible con el estado mientras que todas las otras igualdades, incluidas la igualdad ante la ley son imposibles de impartir por un poder centralizado dado los incentivos perversos inherentes a dicha institución. Algunos dirán que no es la igualdad de resultados lo que se busca sino una igualdad más light, es decir igualdad de oportunidades. Sin embargo este es otro imposible y además otro acto anti ético debido a que al garantizar oportunidades materiales se está garantizando también la expropiación de recursos a otros, lo que es un robo legalizado. Además, no es solamente un tema de recursos materiales ya que las oportunidades vienen dadas también por el contexto y también por hechos impredecibles.

Lograr la igualdad es posible y relativamente fácil, no depende de la creación de recursos simplemente de la redistribución de los actuales mediante el uso de la fuerza y de limitar una multiplicidad de actividades para lograr la homogeneidad. Es por esto que la desigualdad solamente se puede lograr en la pobreza y nunca en la riqueza, dado que para comenzar con el proceso de acumulación de riqueza es necesario dar espacio a la creatividad y a la competencia, es decir la oportunidad de satisfacer necesidades con el incentivo de poder capitalizar los beneficios, sino existe esta relación entre resultados y recompensa no se descubrirán ni se disponibilizarán las soluciones exitosas para las necesidades de las personas.  Algunos erróneamente piensan que el esfuerzo es el que debe ser recompensado y no solo los resultados, sin embargo esto sería un error porque no se premiaría la eficiencia sino la intención, lo que supone una mal utilización de recursos los que por definición son escasos. El esfuerzo es deseable porque es una condición prácticamente indispensable para ser competitivo y poder tener resultados empresariales positivos pero no es sinónimo de satisfacer alguna necesidad de otro.

El liberalismo vendría siendo totalmente lo opuesto a igualitarismo. No acepta la imposición de una forma de vivir ni acepta la intromisión de terceros en acuerdos libres entre las partes. No ve ninguna necesidad ni beneficio en que un tercero (estado) no elegido por las partes sea finalmente quien dirima los asuntos privados. El liberalismo permite que los más exitosos puedan triunfar sin límites, sin necesidad de igualarlos hacia abajo. ¿Por qué? Desde un punto de vista moral, porque nadie tiene derecho a quitarle algo a otro por la fuerza mientras que desde el punto de vista del crecimiento económico es un error limitar los incentivos de quienes tienen mayor capacidades acumuladas ya que se pierde productividad y se vuelve siempre al estado primario sin desarrollo de capital físico y humano. El liberalismo es una corriente filosófica, política y económica, la cual va ligada siempre por los mismos valores y en las tres dimensiones recién mencionadas, haciendo muy simple identificar cuando se está faltando el respeto a algún individuo e imponiendo visiones que no tienen porque ser compartidas para lograr una convivencia civilizada. La diversidad no es un valor en si mismo, sin embargo es el resultado inevitable de las decisiones libres de las personas por ende no es algo que pueda ser manipulado. La justificación de la libertad viene dada por la legitima posibilidad de buscar sobrevivir mediante la creación de recursos y servicios  que no solo buscaron, sino que lograron satisfacer a otros.

Arturo Frei Riutort

Fundación Nueva Mente