Carta abierta de un Carabinero

Estimada Tere, junto con el agrado de poder escribirle, quiero presentarle una postura que por mi condición no puedo hacer pública. Nada genérico, político ni religioso, sino que laboral. Cómo podrá ver, soy un orgulloso Oficial de Carabineros. Veo con tristeza la manera en que hemos decaído como institución, ya sea con el autoflagelo o con el impertinente ataque de otras personas. Al igual que usted, de acuerdo a sus posturas en los diferentes temas señalados en sus videos (El Mostrador, Biobio y ahora Nueva Mente, felicitaciones por este último), creo que estamos en un país de cobardes, donde nadie dice las cosas a la cara, donde ninguna persona respeta el derecho de la otra escudándose en que se siente “discriminada”. Una vez hizo referencia a que nuestro sistema, parecía una serie de Netflix. De la misma fuente, específicamente de la serie Altered Carbon, es que me quedo muy grabada una frase del protagonista, y con la cual me identifico hasta el día de hoy, puesto que es una realidad de nuestro país.

“Cuando todo el mundo miente, decir la verdad no es sólo un acto de rebeldía, es un acto revolucionario”.

Averiguando un poco de aquella frase, me encontré con el nombre de George Orwell. Tal vez en quien se basó el guionista para la frase anterior.

¿Por qué le señale esta frase?
Vivimos en un país donde la mentira parece ser lo que usted denomina “verdad oficial”. Nadie puede señalar ni demostrar otra perspectiva respecto a un tema, porque sería declarado, en mi postura como Carabinero, casi como un traidor.
Veo con mucho miedo el futuro de mi querida institución, y más aún el de nuestro país. Soy hijo de un hombre y una mujer que fueron Carabineros por más de 25 años cada uno. Fui testigo desde pequeño de lo injusto que fue la vida y el estado, para con quienes juraron rendir la vida si fuese necesario. Tal vez fue eso mismo lo que me guió a elegir esta carrera, pensando en establecer justicia y en ayudar siempre al débil.
No obstante, a medida que pasa el tiempo, me doy cuenta que al querer defender a los débiles, tuve que someterme a un sistema que no se alinea a mis ideales, al menos no en mi actual grado.
Tengo mi norte claro, le he demostrado a quien se me ha puesto de frente, que tengo una capacidad poco común de no aceptar “arreglos” y/o “pitutos”, siendo más importante aun, que me lo he demostrado a mi mismo.
Tal vez no tenga por qué leer esto ni comentarlo. Solo que en mi posición, recurro a ciegas a una persona neutral y honesta, para reflexionar sobre lo que, hoy por hoy, le pesa al país. El debacle de Carabineros de Chile, donde día a día nos enteramos de las verdades más terribles que ocurren dentro de la institución en la cual nuestra ciudadanía confía, la mayoría al menos.

Quisiera poder demostrar al resto, que al menos hay una persona que no desea hacer una carrera profesional para ser General ni por lograr mayor cercanía con el gobierno de turno. Es más sencillo que eso.
Como dijo usted, queremos un país tranquilo. Y somos la mayoría quienes pensamos en eso.
Tengo la certeza que apoyarla con la fundación Nueva Mente, será una buena decisión.
Un abrazo con el mayor de los cariños y cuente con uno más.

Un Carabinero.

Fundación Nueva Mente